¿Cómo hacer un presupuesto familiar paso a paso?

21 de Octubre 2020
Planea el presupuesto en compañía de todos los miembros de la familia.

Si has notado que los gastos mensuales superan tu capacidad financiera es probable que necesites tomar medidas, una de ellas es la planeación de un presupuesto. A continuación, te contamos cómo puedes realizarlo y de qué forma te puede ayudar.

¿Siempre llegas a final de mes sin dinero y no puedes ahorrar?, ¿tienes que estirar el presupuesto familiar constantemente para siquiera llegar a la siguiente paga? Si estas situaciones te suenan familiares, entonces hoy tenemos información de tu interés.

 

Tener problemas manejando el presupuesto del hogar es algo muy común, de hecho, es uno de los retos más demandantes que tienen las familias hoy en día. Pocas personas conocen la importancia de establecer un sistema claro y sencillo para llevar un seguimiento del dinero que entra y sale de la vivienda, por esa razón, el día de hoy en Bayport queremos enseñarte cómo hacerlo.

 

¿Qué es un presupuesto familiar?

 

Muchas personas suelen pensar que el presupuesto del hogar consiste únicamente en anotar los ingresos y egresos de la familia, lo que no resulta realmente provechoso y, en consecuencia, se convierte en una pérdida de tiempo.

 

En realidad, un presupuesto familiar es un sistema o un plan que se desarrolla con el objetivo de asignar de forma consciente una tarea específica a cada centavo en pro de una meta ya establecida. En otras palabras, el presupuesto se centra en el futuro y no en el pasado. En este sentido, anotar los gastos y los ingresos cumple una función específica y no se hace porque sí.

 

Sin importar cuáles son los ingresos de tu hogar o cuánto ganas, establecer un presupuesto es una excelente forma de planificar la economía familiar y cumplir objetivos específicos, como ahorrar u optimizar los gastos existentes.

 

De interés: administra las finanzas familiares adecuadamente

 

¿Cuáles son las ventajas de hacer un presupuesto familiar?

 

Muchas personas son escépticas a la hora de decidir empezar un presupuesto familiar, ya que no tienen claras las ventajas de implementarlo. Algunas de las más notables son:

 

• Al implementar un presupuesto familiar conoces bien tu capacidad de ahorro, ya que te permite identificar fácilmente el dinero "sobrante" o los gastos que puedes reducir para ahorrar.

 

• Un presupuesto familiar te da claridad sobre cómo gastas tu dinero. Si eres de las personas que les cuesta identificar cómo emplearon su dinero, esta es la mejor opción para ti.

 

• Te permite saber cuál es tu capacidad de endeudamiento y tomar medidas más eficientes para disminuir tus deudas.

 

¿Cómo hacer el presupuesto para la familia?

 

1. ¿Mensual o anual?

 

Lo primero que debes hacer para establecer un presupuesto familiar es decidir la temporalidad o la frecuencia con la que lo vas a actualizar. Las dos opciones más recurrentes son: anual o mensual, y la elección depende enteramente de ti.

 

Por un lado, un presupuesto familiar mensual permite ajustar constantemente las variables, mantener actualizados los gastos y hacer ajustes oportunos de acuerdo a las eventualidades de la vida. Sin embargo, es necesario que te tomes un momento al final de cada mes para realizarlo.

 

Para muchos esto último es una desventaja, por eso hay personas que prefieren dedicar un esfuerzo grande de manera anual y hacer actualizaciones cuando estas aparezcan.

 

Decidirte por uno o por otro dependerá del tiempo con el que cuentes, si tus gastos cambian con frecuencia o no, el esfuerzo y la dedicación con las que sabes que cuentas para este tipo de proyectos, etc.

 

Si tu problema es, como mencionábamos al inicio, que no logras llegar a fin de mes o que te cuesta mucho hacerlo, te recomendamos que implementes el presupuesto familiar mensual.

 

2. Calcula tus ingresos

 

Ahora que decidiste simplemente un presupuesto mensual o anual es hora de comenzar a calcular los ingresos de acuerdo al tiempo que hayas elegido. Lo más recomendable es sólo tomar en cuenta aquellos ingresos fijos o aquellos que sabes con absoluta certeza que recibirás. Recuerda que el objetivo es realizar un plan realista y que en verdad funcione.

 

En el caso del presupuesto familiar mensual, lo ideal es contar sólo con el dinero que se tiene en el momento, ya sea en el cajero, la billetera o similares. Si piensas que recibirás un dinero dentro de poco, espera a que llegue y entonces podrás meterlo en el presupuesto.

 

No olvides tener en cuenta:

 

• Los sueldos de toda la familia (o los miembros que aporten a la economía familiar) y los ingresos esporádicos por trabajos independientes.

 

• Tus ingresos pasivos o aquellos que provengan de arriendos, por ejemplo.

 

• Las inversiones que has realizado y que efectivamente llegan a tu poder en el momento. Por ejemplo, el porcentaje de interés de un programa de ahorro.

 

Una vez tengas la cantidad de cada tipo de ingreso, lo que queda es sumar todos los montos. Así obtendrás la suma total con la cual harás el presupuesto familiar.

 

3. Calcula los gastos fijos

 

El tercer paso es establecer los gastos fijos mensuales o anuales de acuerdo a la temporalidad que hayas elegido. Recuerda que lo importante aquí es saber diferenciar entre una necesidad y un deseo de acuerdo a tu caso específico. Un pantalón o una prenda de ropa similar puede ser al mismo tiempo un deseo y una necesidad, la diferencia está en la persona. Si ya no tienes pantalones, es una necesidad. Si, por el contrario, tienes varios pares, entonces puede que sea un deseo.

 

Luego de decidir qué es necesidad y qué es deseo, es la hora de dividir todo en categorías de acuerdo al tipo de artículo. Por ejemplo: alimentos, ropa, transporte, servicios públicos, medicamentos, deuda, entretenimiento, etc. Las categorías dependen de tu estilo de vida y el de tu familia, cada núcleo familiar es diferente por eso trata de ajustar las categorías a tu situación.

 

Una vez tengas todas las categorías definidas lo que debes hacer es asignarle un presupuesto aproximado (mensual o anual) a cada una. Esta será la cantidad que podrás gastar en cada una. Recuerda que no tiene que ser perfecto, pero sí debe apegarse a la realidad para que el presupuesto funcione. Aquí puedo apoyarte en facturas, recibos, cuentas, extractos bancarios, etc., para encontrar un valor promedio por cada categoría.

 

En todo caso, recuerda que es mejor ubicar el monto por encima. Lo último que querrás es calcular mal y destinar muy poco dinero para una categoría que resulte necesaria.

 

4. Calcula los gastos irregulares

 

No olvides calcular los gastos esporádicos o irregulares, es decir, aquellos que no realices todos los meses o todos los años. Algunos ejemplos son: impuestos prediales, compra de ropa (si se hace en temporadas), vacaciones, la educación de los hijos, etc.

 

Así no debas pensar en ellos todos los meses o todos los años, es importante que no los dejes por fuera del presupuesto para poder planearlos con antelación.

 

5. Crea el plan de gastos

 

Una vez hayas calculado todos los gastos (necesarios e irregulares), deberás sumarlos todos y comparar la cifra resultante con el monto total de ingresos del primer paso. Luego de hacer eso tendrás una de estas dos situaciones:

 

• Tienes un saldo positivo, es decir, luego de realizar todo el presupuesto descubres que tienes dinero adicional. Si esa es la situación, podrás emplear esta suma restante para ahorrar o para empezar un plan estratégico con el objetivo de saldar todas tus deudas. En todo caso, este es un desenlace positivo y verás una mejoría en tus finanzas familiares sin tener que ajustar ninguna categoría.

 

• Tienes un saldo negativo, es decir, luego de realizar todo el presupuesto descubres que tus gastos exceden tus ingresos: te hace falta dinero. Para remediar esta solución puedes revisar cada una de las categorías y estudiar si puedes reducir dinero en alguna de ellas de forma realista. Sí luego de hacer esto, el saldo sigue siendo negativo, deberás recurrir a otros medios para aumentar tus ingresos con el objetivo de no caer en deudas o sobrepasar tus capacidades.

 

6. Ajusta el plan según tus intereses

 

Una vez hayas realizado el presupuesto familiar tendrás una visión mucho más clara de las finanzas y podrás tomar decisiones. ¿Ajustar un poco las categorías para ahorrar más con el objetivo de saldar deudas o tener financiación para un proyecto?, ¿aumentar el monto de entretenimiento para dedicarlo a los niños? Cualesquiera que sean tus necesidades o deseos en el momento podrás planificarlos con mucha mayor facilidad con esta metodología.

 

Consejos finales

 

• No seas duro contigo mismo ni te exijas demasiado, recuerda que lo ideal es que esta práctica se convierta en habito. Si la complicas demasiado es posible que no la vuelvas a realizar.

 

• Tu primer presupuesto no tiene que ser perfecto, enfócate en hacerlo. Con el paso del tiempo irás mejorándolo de a poco, con los ajustes que veas en el camino. Lo más importante es empezar.

 

• Esfuérzate por seguir el presupuesto, de lo contrario no tendrá sentido hacerlo. Sin embargo, recuerda que las situaciones inesperadas y los cambios puedes modificarlos, así que no lo escribas en piedra.

 

• Involucra a toda tu familia en la creación del presupuesto, de esta forma lograrás que se apropien de la estrategia y entre todos podrán ayudarte a cumplirlo y mejorarlo.

 

• Actualmente existen aplicaciones para dispositivos móviles en las cuales puedes realizar este presupuesto. Sin embargo, si para ti funciona más el papel, hazlo así. Recuerda: lo mejor es lo que te funcione a ti.

 

¿Necesitas una mano? En Bayport estamos para ti

 

En ocasiones, incluso con planeación y organización, nos hace falta dinero. A veces, se presentan situaciones urgentes o inesperadas que requieren de financiación. Para todos esos momentos es necesario contar con un aliado. Por esta razón, en Bayport hemos desarrollado un servicio de préstamos en línea para miembros activos de la Policía Nacional.

 

Se trata de un servicio financiero rápido, fácil y seguro que puede solicitarse a través de nuestra plataforma desde cualquier dispositivo con conexión a internet, a cualquier hora y desde cualquier lugar del país. Estos préstamos para policías reportados o no reportados en Colombia te permiten acceder a montos desde quinientos mil pesos m/cte. ($500.000) hasta cien millones de pesos m/cte. ($100.000.000) en cuotas de hasta 120 meses*. ¿Lo mejor? Se cobran directamente de tu nómina, por lo que no deberás preocuparte por fallar en alguna cuota.

 

Policía, ¿qué esperas para solicitar el tuyo?

 

 

 

*Sujeto a la aplicación de términos y condiciones de viabilidad para el otorgamiento del crédito. Consulta nuestra política aquí.
close
Cerrar X
¡Hola! Antes de continuar por favor selecciona tu perfil.


Policías activo
Policía pensionado
por CAGEN
No soy policía
Cerrar X
Selecciona el tipo de solicitud que deseas realizar
Libre inversión
¿Deseas comprarte una camioneta, iniciar tu propio negocio o irte de vacaciones al lugar que siempre soñaste? Entonces lo que necesitas es un préstamo de libre inversión como los créditos de libranza
Compra de cartera
¿Tienes deudas con otros bancos? Tenemos un crédito que se da directamente a las entidades de crédito con las cuales tienes deudas anteriores y deseas pagar
Cerrar X
Déjanos tus datos y pronto nos comunicaremos contigo
Ingresa tu nombre
Ingresa tu apellido
Ingresa tu documento
Ingresa tu correo electrónico
Selecciona tu departamento de residencia
Selecciona tu ciudad de residencia
Selecciona la empresa donde trabajas
Ingresa tu número de celular
Ingresa tu teléfono fijo